martes, 20 de enero de 2015

He visto cosas que vosotros no creeríais… en #modoBladeRunner

Entenderéis el título al leer el post de mi valiente amiga Lola Montalvo. Y no, no vamos a hablar de cine, pero era por empezar en modo poético y suavizar el contenido.
Cuando leí la entrada "Yo no defiendo a los malos profesionales" de Lola Montalvo y el hastag #sanitariosdañinos me sentí profundamente triste e indignada.
Cuando leí “la medicación está puesta” sentí VERGÜENZA.

Y hoy me he sentado a escribir estas reflexiones en #modoFlowerpower, aunque con lo que he leído “entraría al Templo como entró Jesús (Juan 2:16) “¿qué habéis hecho con la casa de mi Padre?” O dicho de otro modo ¡¡¡enfermeras ¿¿¿qué estamos permitiendo, cómo estamos cuidando, esa es la #visibilidadenfermera que queremos tener???!!!

Naaa esas cosas que no se dicen en los Congresos. 
Sigo…
Vaya por delante que un día pensé que yo era la única que veía estas cosas (otra de cine “En ocasiones, veo muertos") y que era muy estricta en mis miradas, claro, era la responsable de Calidad de Cuidados ¡¡una extremista!! Mi pena llegó cuando escuchaba quejarse a escondidas a muchas enfermeras que cansadas de hablar, ya habían tirado la toalla, aunque nunca cansadas de hacer, ni de seguir haciendo bien su trabajo y mejorando. Es decir, no solo yo veía el mal cuidado, el descuidado ya lo habían dicho otras profesionales pero su voz se apagó, no se escuchó. Y yo me convertí en su voz, aunque tampoco sirvió de mucho  :´( Ayy qué nos está pasando!!!
  
Puede que este post sea sólo una reflexión pero intentaré buscar una salida a estas situaciones. 
El caso descrito en “la medicación está puesta” y en el blog de Lola Montablo son SUCESOS CENTINELA graves, muy graves.
¿Recordáis que en Reino Unido el Cuidado (mal cuidado, descuidado) llegó a ser una cuestión de estado?... pues los casos descritos en los blog son para reflexionar con urgencia.

 ¿Qué puedo hacer yo?

1.- Si eres Enfermera: ponerlo en conocimiento inmediato de tu responsable de Cuidados (también llamada supervisora, a ver si cambiamos el nombre y las competencias)
2.- Por escrito, mejor (que luego, nadie sabía nada) adjuntar fotos, documentos, lo que haga falta. Si, TÚ, enfermera, eres tú la que has presenciado algo para mejorar.
♫ La cobardía es asunto de los hombres ♫ (dice la canción)
Si el intento de mejora para aquí y la enfermera calla, será connivente con lo que sucede.
3.- Si eres Responsable de cuidados (supervisora): es tu responsabilidad y competencia ser garante del cuidado de calidad, ponlo en conocimiento de jefas de bloque y dirección de enfermería. Y no te escudes en el escrito de tu enfermera “yo no lo he visto, yo no lo sé” Esas excusas solo encubren el mal hacer y si no lo sabes es porque no estás donde tienes que estar, al lado de tus enfermeras, además de en la gestión. (Trabajo complejo el suyo por cierto)
4.- Si eres Dirección de Enfermería y Dirección de Cuidados:
Cambio la conjugación de los verbos (todas somos personas-enfermeras en diferentes responsabilidades) el tu es más cercano que el usted. Cuando redacté el post utilicé el usted, por...no lo sé, sinceramente ;) Rehago la redacción...
Cuando un problema llega a la dirección es porque necesitan de personas con otra responsabilidad y con otras competencias de conocimiento y legales.
Toma el problema como si fuera una cuestión de máxima prioridad, porque lo es, imagina que es portada de un conocido periódico, y ACTUA: Pon los pies en la REALIDAD, acércate a las Unidades, pregunta en qué y cómo puedes ayudar. Los silencios no ayudan. Reúne de forma inmediata a todos los profesionales que puedan mejorar (responsables de cuidados, enfermeras, auxiliares, celadores, responsables de atención primaria) con afecto y todo el humanismo necesario, y que no se levante la mesa hasta que no esté el tema perfectamente claro y con propuestas de solución y mejora.
RE-EVALUA la situación un tiempo más tarde, para ver que las soluciones propuestas se han cumplido y de nuevo pregunta por las dificultades y pregunta dónde puedeas ayudar como dirección. No mires a otro lado, pregunta, escucha, ACTÚA, los problemas se enquistan y vuelven una y otra vez en mil formatos diferentes.
NO será fácil pero ACTÚA. Los profesionales necesitan "ver a sus direcciones a su lado, no en los despachos, entre papeles". La enfermera de alta gestión es ENFERMERA y a veces está tan lejos...



El problema (la situación a mejorar) que veo en las Unidades es que “no pasa NADA” nunca pasa NADA. Estamos como paralizadas, esperando que pase algo y las cosas sólo pasarán si HACEMOS que pasen.
Lo haces bien…es tu trabajo. (tampoco llega el afecto y reconocimiento al buen hacer y a la persona)
Lo haces mal…no pasa nada, nada, nada. Es difícil decirle al compañero o compañera #asiNO

El cuidado, enfermeras mías, es una RESPONSABILIDAD de todas y cada una de la partes!!!. las cosas no se solucionan solas, ni en las quejas del café
Este post no es una declaración de intenciones, es una propuesta para la acción y para la mejora del cuidado.
Este post lo escribo con especial sensibilidad, porque yo  “tambien he visto cosas que no creeríais” y SI, apliqué el punto 1, 2 y 3 pero no tuve el apoyo de la dirección en el punto 4. (no es justo poner este comentario, así, sin dar nombres ni apellidos, pero fué así, supongo que habría alguna razón que desconozco para no actuar como yo quería que actuaran. Pero fué así. Qué trite.)

Yo creo en las PERSONAS y en su buen hacer profesional, pero tambien creo que hay profesionales que deben ser acompañados en la mejora, a veces por las compañeras, otras por los cargos intermedios y otras veces por la dirección. Cada uno, repito, en su responsabilidad. Y recordad la mala praxis es un tema legal.

Hay much@s profesionales buenos, muy buenos, no permitamos que ganen los malos.
De regalo una canción para l@s profesionales buen@s: ♫ el reparador de sueños ♫

Llevo 20 años de enfermera en diferentes puestos de responsabilidad  y quiero ponerme en la piel de todas las partes. Puede que a veces me equivoque en mis comentarios. Mi intención SIEMPRE es la reflexión y la mejora. Estoy dispuesta a corregir cualquier malentendido o duda.

foto Blade Runner
foto ojo de Blade Runner

6 comentarios:

  1. Hola Rosa.

    La verdad es que son situaciones muy graves, pero lo peor de todo es que casi nadie las ve. Me siento muy identificada, ya que en efecto, los demás te miran como "un bicho raro", solo por realizar los cuidados necesarios, por estar en una habitación más de media hora, por hablar con el paciente...

    Te tachan de exigente en el trabajo, y, aunque intentes predicar con el ejemplo, de poco sirve, porque "donde va Vicente va la gente", y "Vicente" suelen ser esas personas "enrolladas", que aunque lo hagan mal nunca se lo reprocharán porque intentarán poner mil excusas por la carga de trabajo y "lo mucho que trabajan", y se quejarán una y otra vez del funcionamiento del servicio para justificarse, cuando son ellos mismos una de las razones por las que el trabajo no se realiza correctamente, y además van en contra de los que lo hacemos bien y luchamos por una enfermería de calidad.

    Así que al final, a nuestra voz no le queda más remedio que apagarse, una y otra vez, porque los pocos que te apoyan lo hacen a escondidas, y porque tu superior cree más al verborreico de Vicente que a tí, aunque tengas mejores argumentos, aunque lo que estés diciendo tenga sentido... y "frena" todos los argumentos y escritos para que no lleguen a dirección, no habla con el personal, no convoca ninguna reunión... y así "en las unidades nunca pasa nada".

    Mil gracias por el apoyo. Ya no somos las únicas que vemos cosas...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Querida Rosa:
    Creo y lo digo de corazón que hay demasiada morralla en las profesiones sanitarias que se amparan en la sobrecarga de trabajo o en la falta de ilusión o en que se les murió el amor a la profesión de tanto usarlo, para hacer mal su trabajo. Son demasiados y serán demasiado siempre que su cifra sobrepase a uno. Algunos de los que he tenido la mala suerte de tropezarme, rozaban la sociopatía... personas a las que les da igual ocho que ochenta; he tropezado con enfermeros borrachos, con abusos a personas, con personas que cobraban sin pudor por su trabajo... ¡¡En fin!!
    Los jefes y jefecillos (dígase de los que ostentan este cargo sólo para poder colgarse la bata de los hombros) son en demasiadas ocasiones cómplices pasivos de lo que hacen estas gentes. En el tiempo que llevo con los zuecos puestos (desde los 14 años, no te digo na...!) sólo les he visto en despachos y cafeterías. Jamás yo les he visto pasar por planta para ver qué tal iba la cosa. Que conste, hablo con desprecio de los jefes y jefecillos que lo son; por supuesto, hay jefes y cargos intermedios competentes y muy capaces, que se esfuerzan y mucho... Pero como en todo, hay malos jefes. Ellos también son malos profesionales... algo con lo que hay que acabar. Con ellos también hay que acabar y el sistema les ampara, que conste. No nos engañemos.
    No soporto que los malos se justifiquen en problemas del sistema, en la bolsa, de los contratos precarios, de la sobrecarga de trabajo... para justificar su mala praxis, rayana demasiadas veces en el delito o delitos como tal. Yo he sufrido todas esas maldades de la bolsa, de la sobrecarga..., en mis carnes; dejé de ser enfermera 2 años y me dedique a la docencia precisamente porque estaba más quemada que la pipa del abuelo de Heidi. Pero jamás dejé de procurar y esforzarme en hacer bien mi trabajo. Me aterraba hacerlo mal y provocar daño a nadie. Por eso digo que estas personas que pasan de hacer bien su trabajo son sociópatas... psicópatas, algunos, más bien...
    Necesito luchar por lo buenos y necesito pensar que todos juntos podemos acabar con los malos profesionales. Creo en mi profesión, la defiendo con uñas y dientes, me encanta nuestro trabajo y lo que supone, lo que es, lo que puede ser. No permitiré que esas malas personas/profesionales lo enturbien todo y agoten el esfuerzo de los que sí queremos hacerlo bien.
    Perdón por el rollo!
    Eres grande, Rosa. Por ti escribí mi primera entrada... Contigo sigo en esto. Y gracias también al impulso de Chema Antequera (Defensor-enfermera) que impulsó el debate #SanitariosDañinos. De él fue la idea.
    Besos miles

    ResponderEliminar
  4. Hola Rosa, comento porque lo mereces, para mí es necesaria tu voz aunque yo en este tema tengo una norma: Seguir haciendo lo que sé que tengo que hacer porque el comportamiento de otros JAMÁS me justificará una mala actitud... y no voy a pedirle a los mandos intermedios que hagan de policías sólo que no me hagan tragar esas malas actuaciones si surge "un roce".
    Es triste que quienes se dicen defensores de la sanidad pública se dediquen a defender a gente que no hace más que desprestigirarla.

    ResponderEliminar
  5. Hola Rosa,
    Leo tu blog desde hace poco tiempo y siento una explosión de sentimientos encontrados con tus post, los que más identifico en los primeros pálpitos, son el miedo y sorprendentemente, el entusiasmo. Se que chocan, pero así es.
    Recientemente he decidido reinventarme y dar rienda suelta a mi vocación, que es la de cuidar a aquellos que lo necesitan de verdad, he comenzado con una formación en atención sociosanitaria a personas dependientes impartida por la Cam y quiero seguir formándome. Ahora, que estoy en búsqueda activa de empleo, me topo de frente con la cruel realidad de este sector, que forma equipo interdisciplinar con otros profesionales sanitarios, tan admirados y al mismo tiempo tan temidos por mi.
    Me tranquiliza y me emociona saber, aunque no he querido dudarlo nunca, que existen personas, humanas,entregadas a su labor desde los confines de su ser, lo que ocurre es que habitualmente es como ir a buscar "la cagá el lagarto", en este caos que nos envuelve.
    Solo puedo estar eternamente agradecida por tu labor y que ojalá consigamos entre todos que las voces sean una, que no se apaguen, que suenen alto y que entre todos se logre el objetivo, que no se disperse, se difumine y se pierda más de lo que ya está.
    Aunque os parezca mentira yo, en mi poca experiencia, ya he visto cosas, que vosotros por desgracia, si creeríais.

    ResponderEliminar
  6. A veces me planteo sobre la PERTINENCIA de los post que escribo.
    Estas reflexiones, que yo llamo, no aparecen en los congresos, ni en la revistas, ni siquiera en las salas de enfermeras. Esto es más de redes sociales dónde almas críticas nos hemos juntado alrededor de la reflexión/queja como mejora con propuestas de acción.
    No se si conseguiremos algo, pero al menos “consuelo” en que no somos “tan raritos” y centrarnos en qué cosas debemos decirle #asiNO. Yo tengo CONFIANZA y no pierdo las esperanza en que conseguiremos mejorar, SI.

    No quiero extenderme porque los comentarios son excelentes (gracias Pinchazos,Lola, Josito, Salva y Carmen) poco tengo que aportar.

    Si quiero incidir en que estamos ante mala praxis debemos reaccionar con contundencia. Desde no poner un colchón antiescaras, a tener contestaciones de mala educación, a “venir borracho a un turno”, a retrasar la higien de un paciente…es complicado tener que decirle a un compañero #asiNO y por eso se recurre a personas con autoridad moral y legal (responsables de cuidados y direcciones), no es que nadie quiera escaquearse de la responsabilidad, pero todas sabemos que es complejo e incluso imposible “ponerle el casacabel al gato-compañero” y finalmente el gato…se va tan feliz :´( Siii el gato Vicente que ha descrito Pinchazos enfermeros a la perfección.

    Avanzaremos, si, pero eso será cuando “ganen l@s buen@s” que son much@s.
    Es responsabilidad de todos y de todas las partes. Aunque me apena decir que si seguimos haciendo lo mismo…conseguiremos lo mismo.
    A ver quien se sienta en la Unidades a HABLAR DE MEJORAS y no sólo de turnos…lo dejo, lo dejo ;)

    Con cariño rosa. Yo creo en las PERSONAS.

    ResponderEliminar